Continúan labores de rescate en Chimalpopoca

Las labores de rescate continuaban sobre las calles de Simón Bolívar y Fray Servando Teresa de Mier, una de las zonas cercanas a la fábrica de textiles sobre Chimalpopoca que colapsó por el sismo de 7.1 grados el pasado martes.

El apoyo voluntario abunda y no cesa sobre las calles de Simón Bolívar y la avenida Fray Servando Teresa de Mier en la delegación Cuauhtémoc, una de las zonas cercanas a la fábrica de textiles sobre Chimalpopoca que colapsó por el sismo de 7.1 grados el pasado martes.

Sin embargo, la mala organización estropea el apoyo que se requiere para encontrar a las personas que se encuentran bajo los escombros.

“Desde ayer llegó mucha gente. Se pudieron salvar tres personas con vida y se encontró un cadáver (…) hay muchos voluntarios, pero poca organización, ya no se está dejando pasar a la gente”, indicó Mara, una chica que está de apoyo con Protección Civil para organizar el paso peatonal y de tránsito.

Comenta que el acceso está muy restringido y sólo están dejando pasar a grupos de personas de 10 y que cuenten con protección como casco, botas, guantes y cubre bocas.

Motos, bicicletas y autos se detienen frente a la Cantina la Mundial para dejar agua embotellada, tortas, sandwiches y ver si pueden ayudar, pero un policía les explica que ya no pueden dejar pasar a más personas “hay mala organización adentro, están saturados de gente. Quizá a las 3 de la tarde se necesiten relevos”.

A lo lejos se oye una voz que dice “si quieren ayudar, vayan a a Ermita y Portales, ahí se necesita gente y víveres”. Mucha gente se queda pensando y decide esperarse sobre la avenida Fray Servando Teresa de Mier.

Impacientes, los voluntarios sólo miran como entran y salen camiones de carga. Miran a lo lejos para ver si en verdad no se requiere apoyo.

Una cadena humana de 25 personas les impide pasar. Sólo sueltan una cuerda que cargan para dejar pasar a los camiones de carga.

“Háganse a un lado, súbanse a la banqueta que va a pasar el trailer”, grita un señor que viste un informe de la unidad de rescate de la policía federal a la aglomeración de gente que quiere pasar.

Lo que podría ser un ambiente de solidaridad, se convirtió en un caos, expresa una señora que reparte plátanos y piezas de pan a los que conforman la cadena humana que restringe el paso.

La gente se forma sore filas que no llevan a ningún fin. Un organizador de protección civil informa a los voluntarios que sólo los dejarán pasar por la calle de Chimalpopoca.

Acceda a su cuenta